Energías verdes: ¿el futuro del planeta?

Constantemente buscamos la forma de reducir nuestro impacto ambiental. Algunes dejan de comer animales y otres dejan de usar plásticos, entre otras acciones. Las energías renovables o «verdes» son una de las tantas soluciones para disminuir las emisiones de CO2 y ralentizar el cambio climático.

Las energías renovables o energías «verdes» son fuentes energéticas que se obtienen a partir de recursos naturales como el sol, el viento y el agua. Son recursos limpios y casi inagotables. Además, no producen contaminación y su impacto ambiental es menor comparadas a las energías obtenidas del petróleo; por lo tanto, serían una de las claves para asegurar el futuro del planeta.

Las energías tradicionales, que aún usamos, son muy dañinas. Se generan a partir de combustible fósil (petróleo y carbón), energía nuclear y gas. Estos son recursos limitados y finitos, invasivos para la tierra, a los que no todo el mundo tiene acceso y en muchos casos dependemos de otros países para su suministro.

América Latina en su conjunto ha realizado una inversión desde el año 2010 de más de 80.000 millones de dólares para el desarrollo y diversificación de energías renovables, lo que la convierte en la región más económica y políticamente comprometida del mundo en el tema de las energías verdes. Costa Rica es considerado uno de los países más verdes de la región, ya que fue el primero en lograr funcionar únicamente con energía renovable por más de 250 días consecutivos.

En la Argentina, en el año 2015, se puso en marcha la ley 27.191 que impulsa el aumento del uso de las energías limpias. Para 2019, se invirtió más de 1.676 millones de dólares y se generó energía limpia para más 900.000 mil hogares, con el 5% de la energía originada de recursos naturales. Eso es un avance, sí. Pero no es el avance que se dictaminó, ya que para 2019 se esperaba alcanzar el 12%. Para 2023, se debería lograr que el 20% de la energía eléctrica provenga de fuentes renovables.

Nuestro país es uno de los lugares más propicios para este tipo de emprendimientos. En la Patagonia y en las zonas serranas del centro y oeste, el uso de la energía eólica es favorable por los continuos vientos. La energía solar es también viable, gracias a varias partes del país como el noroeste y la región de Cuyo que tienen irradiación solar permanente. Los numerosos ríos y saltos de agua y las extensas costas permiten proyectos hidroeléctricos con bajo impacto ambiental. También existe el biocombustible, que puede crearse a base de la soja que «abunda» en nuestro territorio. 

Si este año las energías renovables en Argentina alcanzaran el 10% en la generación eléctrica anual, se reduciría la emisión a la atmósfera de 12 millones de toneladas de dióxido de carbono, con todo lo que eso supone en cuanto a la contribución de los compromisos medioambientales en materia de cambio climático.

Las mujeres que integran AMES Argentina.

Estos tipos de energías sustentables ayudan con el aumento de puestos de trabajo. La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) comunicó en su último informe que para 2030 habrá 30 millones de vacantes y 42 millones para 2050.

Pero las mujeres seguimos en desventaja. Una encuesta global indicó que las mujeres constituyen solo el 21% de la fuerza laboral en la energía eólica, en comparación con el 32% en energías renovables en general y el 22% en las industrias de energía tradicionales como el petróleo y el gas. 

En Argentina existe AMES, la Asociación de Mujeres en Energías Sustentables. Esta organización está formada por alrededor de 25 mujeres de diversos orígenes relacionados al sector de la energía renovable: académicas, funcionarias del gobierno nacional y principalmente del sector privado. 

AMES fue creado para integrar mujeres en el sector de estas energías, en todas sus disciplinas y funciones. Para cumplir el objetivo, se promueven carreras que tradicionalmente han tenido menos presencia de mujeres, tales como ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, con especial orientación al sector de energías sustentables.

Recordemos que el uso de las energías renovables en nuestros hogares es gratuito y nos da la disponibilidad de aprovecharlas nosotres mismes, ser autosuficientes e independientes de las empresas. Quizás este sea uno de los próximos cambios necesarios para el mundo.


Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s