De literatura lésbica y militancia: entrevista a @proyectotijeras

Ivana Noriega es una activista lesbofeminista tucumana. En 2018, creó Proyecto Tijeras: lesbianas impulsando palabras, un espacio de difusión de literatura lésbica. Te compartimos la desgrabación de nuestra segunda entrevista en vivo del #MesDelOrgullo.

Escritura Feminista: ¿Cómo inició el proyecto?

Ivana Noriega: Empezó hace dos años. En ese momento estaba haciendo unos talleres en la Facultad de Arte de Tucumán: me fui a una librería de usados y encontré un libro que hablaba de fantasías sexuales. Lo compré, empecé a ojear y era pura heterosexualidad. Había un relato lésbico (uno en 50, más o menos). Entonces dije: «¿por qué no hay más material de este estilo al alcance?». De pronto te das cuenta de que para llegar a esta información, a esta circulación abierta de material literario, no hay fácil acceso.

Yo en ese momento escribía y dije: «es hora de empezar a gestionar nuestros propios textos y a visibilizarlos, de alguna manera». Armé unos panfletos caseros invitando a enviar relatos lésbicos a un mail. Así empezaron a llegar relatos de compañeras de Tucumán. Como una manera de impulsar la literatura, yo empecé a escribir textos de manera anónima.

«Si bien yo lo gestiono, las personas que lo construyen son las que envían sus textos. A la fecha hay aproximadamente 2500 textos. Es sentarse y aportarle al activismo lésbico, de alguna manera».

E. F.: ¿Realizaste algún tipo de activismo en el espacio público?

I.: Empecé a hacer intervenciones callejeras. Me invitaron a eventos, a fiestas, a dictar talleres. Dicté un taller en el Encuentro de Trelew, de escritura y literatura lésbica. Fue un espacio al que fueron más o menos 50 personas, estuvo buenísimo. Yo llevé material y armamos nuestros propios textos. El año pasado también asistí.

E. F.: ¿Tenés otros espacios de difusión, además de Instagram?

I.: Está el sitio web, pero es como un canal para que lleguen más fácilmente al contacto. Intenté activarlo, pero era demasiado y quedó ahí.

E. F.: ¿Qué tipo de material publicás en Instagram? ¿Narrativa, poesías?

Ivana: Una mezcla de las dos cosas. El proceso es así: a mí me llega el texto. La cuenta de Proyecto tiene más o menos 20 mil seguidores, entonces hay un horario determinado en que se conecta más gente. En ese horario trato de publicar los textos que llegan, dos por día. Todos los que van enviando se van publicando. No voy seleccionando cuál va y cuál no, pero llega tanto material que tengo que decir: «esta cantidad por día».

E. F.: ¿Qué condiciones ponés para publicar?

I.: Primero, cuando llega un texto, pregunto si prefieren el anonimato o el nombre público. Creo mucho en esto de la visibilidad y afirmo, y reafirmo, la importancia de la visibilidad. Todos los textos tienen sus personalidades y sus cuestiones. Si quieren compartir con una foto, también se puede, si no la busco yo. El estilo empezó siendo vintage, pero fue cambiando a medida que iban compartiendo sus fotos. No quiero ser la yuta de la literatura, de decir: «esto sí va, esto no». No es la idea, no quiero perder el foco.

E. F.: ¿Había espacios de difusión de literatura lésbica antes de Proyecto Tijeras?

I.: He buscado mucho. A mí me gusta muchísimo Adriana Carrasco, es periodista y activista lésbica. Hace un suplemento en Página 12. En el año 1986 sacó la primera publicación lésbica de Argentina, los Cuadernos de existencia lesbiana. En cada provincia hay agrupaciones regionales de lesbianas, como Las Arpías de Salta, pero no conozco otra cuenta que aborde literatura como Proyecto Tijeras.

E. F.: ¿Creés que todo activismo lésbico es necesariamente feminista?

I.: Es una pregunta contradictoria. Hoy escuchaba una entrevista de Adriana Carrasco, donde decía: «Las lesbianas siempre estamos siguiendo la agenda feminista. Somos las primeras que salimos. Incluso, las primeras movilizaciones fueron impulsadas por lesbianas feministas. Pero si hay lesbianas que no lo sean, sí las hay». Hay espacios donde se debaten mucho estas cuestiones.

«Una problemática en el lesbianismo es la violencia entre lesbianas y ahí se disputa mucho desde el feminismo, por cómo encaramos estas situaciones y cómo podemos acompañar. Podés no ser feminista, ser lesbiana, pero tenés un montón de problemáticas que de alguna manera te van a llevar ahí».

Empecé Proyecto Tijeras sin tener un montón de información: lo arranqué y ahí comencé a aprender, investigar y llegar a nueva información. Ahí recién empezás a conocer la otra cara del lesbianismo. Vos decís «lesbiana» y se te vienen a la cabeza dos mujeres besándose…

E. F.: Como el sentido común y la imagen de la lesbiana butch con el pelo corto…

Ivana: Tal cual. Y a medida que te vas metiendo, vas rompiendo con eso. Una vez fui a una fiesta en un barrio, un poco lejos de la capital de Tucumán, donde se pone más difícil el lesbianismo. Una chica me sacó a bailar y su pareja me vino a pegar. Ese día yo me vine destrozada, no sólo por la situación de que me había pegado, sino porque pensaba en lo que podía estar vivenciando esa novia. En el Encuentro del año pasado se debatió mucho este tema, porque nos interpela pero también tenemos que empezar a hacernos cargo para activar y cambiarlo.

E. F.: Una pregunta para ir cerrando: ¿creés que el Proyecto Tijeras superó sus objetivos iniciales?

Ivana: Y sí. Yo creo que lo literario es la base y de alguna manera se va ramificando, abriendo otras posibilidades de activismo y difusión. Son espacios necesarios, que tenemos que empezar a apropiarnos. Decía una compañera, el año pasado, en el taller: «estamos tan preocupadas por la agenda feminista que nos olvidamos de nuestras propias efemérides».

Proyecto Tijeras tiene proyectos de libros y fanzines para recaudar fondos. La vejez lésbica, hoy por ejemplo, es una problemática muy importante que también nos necesita. La autogestión es muy complicada, pero si yo tengo esta herramienta y la puedo utilizar para que estos sectores puedan salir a flote, hagámoslo. El proyecto de libro es una selección de aproximadamente 40 textos para recaudar fondos a beneficio de la vejez lésbica. Esa es como una gran meta. La idea es que salga en formato físico, lo estoy editando sola pero tengo amigas que me van ayudando.

E. F.: ¿Creés que se construyen estereotipos y clichés en la literatura lésbica?

Ivana: Sí, y es un debate también conmigo misma. El otro día publiqué un video del primer casamiento lésbico en otro país y ahí entro en discusión: «bueno, ¿seguimos repitiendo el régimen heterosexual?». Diariamente me lo pregunto a mí misma. Lo he notado muchas veces, pero también trato, en paralelo, de reflexionarlo. Si recibo un texto con esas características, inmediatamente abro el debate en las historias de Instagram para que no quede ahí.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s