Tradoctas: la traducción como herramienta feminista

El mundo de la traducción profesional es uno muy particular: la labor de les traductores suele pasar desapercibida hasta que une precisa de sus servicios y, de pronto, su toque se hace ver en incontables espacios. Es que, en un mundo tan globalizado como el nuestro, es gracias a elles que podemos acceder a la información producida en países que manejan otras lenguas.

Tradoctas nació de la voluntad de dos traductoras argentinas por combinar su trabajo con las causas sociales en las que creen. En 2018, María Leticia Cazeneuve y Lía Díaz se unieron para fundar su propia empresa de traducción y servicios lingüísticos orientada al trabajo en Derechos Humanos, igualdad de género, medio ambiente y finanzas.

A la izquierda, Lía Díaz. A la derecha, María Leticia Cazeneuve.

¿Quiénes son las Tradoctas?

María Leticia es traductora (Universidad del Salvador) y correctora de textos (Fundación Litterae), con quince años de experiencia en el ámbito. Además, trabajó varios años en la Dirección de Género del Municipio de Morón, dedicada al diseño de políticas públicas y campañas de difusión con perspectiva de género.

Lía es traductora pública (UBA), trabaja de forma independiente desde hace más de diez años y se desempeñó como docente y directora de investigaciones dentro de la carrera de Traductorado en distintas universidades argentinas.

Además, ambas son parte del equipo fundador de Traductoras e Intérpretes Feministas de la Argentina (TEIFEM), la primera comunidad local de intercambio profesional feminista. En entrevista con Escritura Feminista, nos cuentan un poco más acerca de su trabajo.

María Leticia y Lía durante una manifestación a favor de la legalización del aborto.
E. F.: ¿Qué destacan de su trabajo como aporte para las causas sociales de derechos y feminismo? 

T.: Consideramos que nuestro principal aporte es la generación de una comunicación interlingüe sin marca de género. Es un objetivo fundamental para nosotres e intentamos llevarlo adelante en todos los proyectos que podemos hasta la medida en la que podemos hacerlo. También, dentro del binario hombre-mujer, solemos tener en cuenta al traducir, revisar y hacer control general de calidad de los textos, la importancia de visibilizar el rol de las mujeres en la elección de cargos o profesiones. Por ejemplo, en un proyecto de traducción de libros escolares, ante los términos que en inglés son equivalentes a los oficios o las profesiones de jardinero, ingeniera, arquitecta, maestro o científica, pudimos lograr alternar cada oficio o profesión con un género u otro. Al hacer esta tarea, rompimos con los estereotipos de género para cada uno de ellos.

Además, les comentamos con mucho entusiasmo que, próximamente, trabajaremos en la traducción al inglés de un proyecto de ley muy relevante para el movimiento feminista de la Argentina, que aún no ha sido presentado por la situación epidemiológica actual.

E. F.: ¿Qué sienten que las diferencia de otras empresas? ¿Hay algún proyecto o alguna colaboración que puedan y quieran mencionar que hayan trabajado? 

T.: Principalmente, nuestro trabajo de los textos con lenguaje no binario directo o indirecto. En la medida de lo posible, aplicamos nuestros valores, aquellos que militamos. Hace poco, por ejemplo, nos tocó traducir la frase “I live with my two parents”. La palabra parent en inglés comprende a madre, padre o xadre, pero en español solo podíamos usar lenguaje no binario indirecto. Con un poco más de contexto —se trataba de un texto que hablaba de distintos tipos de privilegios—, nos decidimos por traducirlo como «tengo una familia tradicional». El debate llevó un tiempo y ocupó a seis traductoraes*. Ese debate, esa intención, nos diferencia mucho de una empresa donde esa oración se traduzca y se revise como «vivo con mis padres» sin que a nadie le suene ninguna alarma al respecto.

Además, no solo observamos el texto, sino también otros elementos paratextuales. En otro trabajo, la traducción de un brochure para una empresa multinacional de primera línea, el contenido del texto original en inglés no tenía ninguna marca de género, no hablaba del empoderamiento femenino ni nada que se le parezca. Solo hablaba de cuestiones de la empresa. No obstante, todas las imágenes ilustraban los roles de las personas con estereotipos cambiados: eran las personas de apariencia femenina quienes estaban al frente, en posiciones de liderazgo, en un ámbito de oficina. Para nosotres, esa intención paratextual debía quedar reflejada de alguna manera también en el texto. Al comentarlo con la clienta, una mujer líder en un departamento de la empresa, apreció la observación y nos agradeció por la mirada.

«Dentro de nuestra área de especialización e interés, no solo nos ocupamos de revisar la gramática y la ortografía del español, sino que también reformulamos textos para que puedan transversalizar la perspectiva de géneros».

E. F.: ¿Quiénes conforman el equipo de trabajo?

T.: La empresa está integrada principalmente por las dos socias, María Leticia y Lía. Nuestro equipo de traducción está integrado en su mayoría por colegas del colectivo LGBTIA+ y mujeres feministas que trabajan con nosotres según la necesidad de cada proyecto. En las últimas semanas, alrededor de 14 colegas trabajaron con nosotras en distintos proyectos del inglés y francés al español, y también del inglés al portugués.

E. F.: ¿Qué planes y deseos tienen para el futuro de Tradoctas?

T.: Estamos muy felices de poder compartir trabajo en este momento tan difícil para tanta gente. Nos gustaría poder tener un caudal de trabajo suficiente que nos permita trabajar con un equipo de las dimensiones actuales, en proyectos tan interesantes como los que nos vienen tocando hasta ahora y con clientes abiertos a recomendaciones de uso de lenguaje no binario directo e indirecto.


Para saber más sobre el trabajo que realiza Tradoctas, podés entrar a su sitio web o seguir su cuenta en Instagram. En dicha red social, además, difunden información breve todas las semanas sobre cuestiones actuales relacionadas a las temáticas que trabajan.


Imágenes: Pablo Andreetta

*El uso de la palabra «traductoraes» con vocal tanto a como e responde a la coincidencia en las formas masculina y neutra de la palabra en plural. La búsqueda de una pluralización neutra que no se preste a confusión con el masculino «genérico» y visibilice la diversidad es uno de los desafíos actuales de la rama feminista dentro de la profesión, teniendo en cuenta que los profesionales varones cisgénero son minoría entre les trabajadores de la traducción.


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s