Cuties: ¿hipersexualización o mala comunicación?

Netflix anunció el próximo estreno de la película «Cuties» («Guapis» para Latinoamérica, «Mignonnes» en francés) y la noticia generó polémica debido a su sinopsis y póster promocional. Según les usuaries, el largometraje haría apología a la pedofilia y a la hipersexualización de menores. ¿Es realmente así?

«Amy tiene once y quiere pertenecer a un grupo de chicas de su edad que bailan sensualmente, entonces empieza a explorar la feminidad y desafiar a su familia religiosa».

Sinopsis original en Netflix Latinoamérica.

Sin embargo, el problema habría sido un error (¿o estrategia de marketing?) en la comunicación que hizo Netflix de la película. En el póster original, a diferencia de la presentación de la plataforma, se puede ver a cuatro niñas caminando por una calle con bolsas en las manos. En cambio, la imagen del sitio de contenidos por streaming decidió mostrar a las protagonistas de once años modelando con ropa ajustada.

A su vez, la directora del filme, Maïmouna Doucuré, ganó un premio en el Festival de Cine Sundance 2020 por su labor. El guión fue halagado por la crítica debido a que el contenido sería feminista.

La cinta relata la historia de Amy, una joven de 11 años que vive en Francia con su madre islámica. Según varios foros, el coming-of-age se centra en la transición de la infancia a la adolescencia y retrata las dificultades que aparecen hoy en la confluencia entre culturas tradicionales y la era de Internet.

En una entrevista a Paris Match, Doucuré aseguró: «Se me ocurrió la idea después de ver a niñas de 11 años bailando en una fiesta de barrio. Me dije a mí misma: “¿Se dan cuenta del mensaje que están enviando?”. Lo que muestra la película es que a los 11 años todavía eres una niña y, por lo tanto, no puedes dar tu consentimiento».

Luego de que se hiciera tendencia el hashtag #NetflixPedofilia, la plataforma se disculpó públicamente por la inapropiada manera en la que comunicaron la película. Sin embargo, esto no evitó que muchas personas fueran a darle una mala calificación a la cinta (sin verla) y que la directora recibiera acoso en redes sociales. Doucuré cerró su cuenta de Twitter tras las críticas.

Lo ocurrido deja en claro la necesidad de contar con equipos de traducción y localización responsables y con perspectiva de género. La sinopsis en inglés cuenta que Amy es una niña de once años que comienza a rebelarse contra las tradiciones conservadoras de su familia y en ella se evita utilizar términos como «sensualidad» o «feminidad», remitiendo a un estilo de danza libre, moderno. Para espectadores monolingües, esa diferencia en el tono de un idioma y otro resultó en la cancelación masiva de una directora que intenta comunicar un mensaje diferente.

Sin embargo, esto no deja de dar cuenta de las características de la cultura en la que vivimos: ¿por qué consideraron que el producto se vendería mejor mostrando a las niñas hipersexualizadas?

Quizás te interese leer: «Tradoctas: la traducción como herramienta feminista», por Rocio Sileo


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s