¿Qué pasó con Facundo Castro?

Facundo Astudillo Castro, de 22 años de edad, salió de su casa en Pedro Luro el 30 de abril rumbo a Bahía Blanca pero nunca llegó. Desapareció tras ser detenido por la policía por «violar la cuarentena», a la entrada de la localidad Mayor Buratovich. Uno de los oficiales aseveró en un primer momento que el joven se fue en un auto, luego cambió su versión asegurando que continúo caminando. Sin embargo, tres testigos afirmaron verlo subir a un vehículo policial.

Ni los gobernantes ni los grandes medios de comunicación le dieron al caso la importancia necesaria. Tanto desde el gobierno nacional como provincial declararon que, si hay responsabilidad estatal, nadie será encubierto. Para la familia de Facundo, el encubrimiento comenzó el primer día y es un mecanismo permanente para exonerar a la Policía Bonaerense y diluir las responsabilidades políticas y judiciales.

Desaparecer en democracia sigue siendo moneda corriente. La historia nos recuerda a las desapariciones seguidas de muerte de Luciano Arruga, Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Según Amnistía Internacional, en lo que va de la pandemia se conocieron nueve casos donde la violencia llegó al extremo: Valentino Blas Correa, Franco Maranguello, Florencia Magalí Morales, Luis Espinoza, Lucas Barrios, Mauro Coronel, Walter Ceferino Nadal, Facundo Scalzo y Lucas Nahuel Verón murieron en circunstancias que involucran a la policía.

«Entre el 20 de marzo y el 4 de mayo las fuerzas de seguridad federales realizaron 10.887 detenciones en todo el país, en el contexto de control del aislamiento social, preventivo y obligatorio:

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires habría realizado 1.192 detenciones entre el 20 de marzo y el 8 de mayo. La Policía de la Provincia de Santa Fe habría detenido a 21.478 personas entre el 20 de marzo al 27 de abril. La Policía de la Provincia de Córdoba habría detenido a 17.214 personas en las mismas fechas. La Policía de la Provincia de Chubut, detuvo a 6.419 personas, entre el 20 de marzo y 19 de mayo».

Ministerio de Seguridad de la Nación

Pistas falsas y complicidad policial

Facundo había convivido con su novia Daiana González durante un par de años pero en febrero se separaron y él volvió a su pueblo. Comenzó a trabajar con su amigo en una cervecería artesanal hasta que todo se interrumpió por la pandemia. Según contó su mamá, «Kufa» (como lo llaman sus amigos) decidió volver a Bahía Blanca con la ilusión de restablecer la relación con su expareja.

Ese mismo día, la madre recibió un mensaje en el que decía: «Mamá, vos no tenés idea a dónde estoy, no me vas a volver a ver». A los pocos días, la exnovia avisó a sus amigos que él nunca había llegado y empezaron la búsqueda. Fueron tres veces a hacer la denuncia: primero no los atendían y luego la tomaron en un papel de rotisería. «Se ganó el loto y anda de putas en Burato», dijo el oficial Grilloni. La denuncia quedó asentada el 5 de junio en la ayudantía fiscal de Médanos-Villarino y se abrió una causa por «averiguación de paradero».

Semanas despué,s una vaquita de San Antonio igual a la que la abuela de Facundo le había regalado como amuleto apareció en la inspección con perros al destacamento policial de Teniente Origone, donde trabajaban los últimos policías que lo vieron con vida. Además, mediante una pericia hallaron fotos del DNI de Facundo en el teléfono de un oficial, a pesar de que la policía había asegurado que el joven no poseía documentos al momento de la detención.

Según afirmó Página 12, se conocieron mensajes entre los que se destaca el del policía Mario Gabriel Sosa a su compañera Jana Jennifer Curuhinca el 3 de julio a las 11.39 h., cuando el caso ya había llegado a los medios: «Bueno quedate tranqui Janita nadie sabe que fuimos nosotros, aparte es como dice el jefe nosotros hicimos nuestro trabajo». Ambos son quienes detuvieron al joven en la ruta 3 a las 10 de la mañana del 30 de abril.

La última fotografía que se conoce de Facundo Castro.

El fiscal accedió a enviar a la justicia la denuncia contra los funcionarios municipales de Villarino, acusados de haber entregado un informe de tránsito falso, que tuvo un doble impacto: invalidar los dichos de los testigos que señalaban a la Bonaerense e introducir en la causa a la testigo E. R., que habría viajado el 27 de abril y no el 30 y que nunca estuvo segura de haber llevado a Facundo hasta que la presionaron.

Otro dato curioso surgió el 18 de junio, cuando José Galarza declaró que vio a Facundo en Cerri, cerca de Bahía Blanca, y que hasta habló con él. Se trata de un expolicía con carpeta psiquiátrica que se contradijo varias veces y no pudo terminar su testimonio ante el fiscal Andrés Heim. Por el momento, no hay personal policial detenido.

Quizás te interese leer: «La policía salió corriendo y me dejó así, con las esposas», por Florencia Bareiro Gardenal

El pasado sábado, Luciano Peretto, abogado de la familia de Facundo Astudillo Castro, recibió una llamada de la Fiscalía Federal 1 de Bahía Blanca, para informarle que dos pescadores aseguraban haber visto un cuerpo flotando y también una mochila, en un canal ubicado en la región conocida como Cabeza de Buey, entre Villarino y Bahía Blanca.

El primer informe de los peritos de la Policía Federal que trabajaron en el lugar indicó que se trata de un cuerpo esqueletizado, lo cual fue confirmado por los abogados que llegaron al lugar junto con la madre, Cristina Castro. También se hicieron presentes el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez y autoridades de la Policía Federal.

«Son muchas las posibilidades de que sea Facundo. Se encontró un cuerpo, le faltan los brazos, no descartamos que pueda ser Facundo. Nunca hubo una mochila, lo único que hemos reconocido es una zapatilla, intacta, sin desgaste, ni tierra tiene encima, es la de la foto. Cuando llegué, le pasan un teléfono al fiscal y estaba hablando con Sergio Berni y me parece no menor por las declaraciones de este señor. Quiero la renuncia ya del señor Berni y la del intendente Bevilacqua».

Cristina Castro, madre de Facundo, en comunicación con los medios presentes en el lugar.

El cuerpo encontrado fue trasladado a Buenos Aires y ya se encuentra en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forenses, ubicado en la ex ESMA. Esta semana comenzarán los estudios de la autopsia con participación del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación como peritos oficiales y la forense Virginia Cramer como perito de parte de la querella. Todavía no se sabe si es el cuerpo de Facundo; lo que sí se sabe es que la última vez que el joven fue visto con vida estaba esposado frente a un patrullero de la Policía Bonaerense.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s