Tenis femenino: la paridad de género es posible  

El pasado sábado, el New York Times publicó que Novak Djokovic quiere formar una nueva asociación independiente de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) para representar a los jugadores. Si bien los lineamientos de la nueva entidad no están trazados por completo, ya se conoce que responderá a las necesidades concretas de los jugadores y que solo incluirá a tenistas masculinos.  

La iniciativa ya tuvo algunos adeptos del mundo del tenis como así también rechazos de grandes figuras como Roger Federer y Rafael Nadal, quienes consideran que no es momento para realizar divisiones sino que, por el contrario, hay que mantener la unidad. En este último sentido también se pronunció el tenista Andy Murray, quien se opuso a firmar el documento que enviaron con la propuesta en tanto la nueva asociación no incluya mujeres.

El tenis es una de las disciplinas deportivas con mayor paridad de género; incluso podría afirmarse que es la única a nivel internacional. Si bien el cuadro masculino está representado por la ATP y el cuadro femenino está representado por la WTA (Asociación Femenina de Tenis), hay una paridad en los premios de los torneos más importantes que son los cuatro Grand Slams

El logro por esta igualdad en los premios económicos no se ha logrado de manera rápida sino que por el contrario ha sido escalonado. El primer torneo en incorporar esta paridad fue el Abierto de Estados Unidos en 1973, cuando la tenista estrella de ese entonces Billie Jean King ganó el torneo y exigió la igualdad financiera de los premios para volver a jugar. El resto de los torneos se actualizaron varias décadas más tarde: el Abierto de Australia lo hizo en 2001, el Roland Garros en 2006 y, por último, Wimbledon en 2007. 

Gran responsabilidad de estos logros corresponde a la WTA, cuyo labor está centrada en el fomento y crecimiento del tenis femenino, logrando cada vez más beneficios a través de contratos para atraer más capital y lograr mayor televisación de este deporte. En 2014, por ejemplo, firmó un contrato de 492 millones de euros con PERFORM por diez años y se aseguró la cobertura televisiva de los 2000 partidos principales de todo el circuito.   

La Asociación Femenina de Tenis

La WTA fue creada en 1973, un año después de la fundación de la ATP, y fue impulsada por el trabajo que ya realizaban desde hacía tres años Billie Jean King junto a otras ocho compañeras, que fueron conocidas como las «Original 9». Inicialmente, firmaron contratos para jugar por 1 dólar el tour Virginia Slim y, luego, con la ayuda de una publicista, consiguieron importantes patrocinadores que les permitieron dedicar su vida al deporte y crear una asociación de tenis femenino profesional. 

Al año siguiente de su creación, la WTA consiguió su primer contrato televisivo y así el tenis femenino escaló y aumentó su visibilidad. Actualmente registra a más de 1650 tenistas y 84 países asociados y, además de participar en los cuatro Grand Slams, participa en 55 torneos en seis continentes. 

Las figuras del tenis femenino han logrado ganar su espacio en el universo deportivo y varios de los referentes masculinos de la misma disciplina han rescatado la importancia de su crecimiento y del trabajo conjunto. Tal es así que el pasado mayo, ante las adversidades que se le presentaron al deporte por las medidas tomadas a nivel mundial a causa de la pandemia, Roger Federer planteó la necesidad de una unidad de la ATP y la WTA, propuesta a la que se sumaron muches colegas, incluida Billie Jean King. 

Tenis femenino en Argentina 

A nivel nacional, al tenis femenino le falta mucho crecimiento. En 2019, las tenistas realizaron diferentes reclamos a la AAT (Asociación Argentina de Tenis) por la falta de organización de torneos y cómo esto afecta su desempeño. En una reunión que mantuvieron con los dirigentes, las principales referentes reclamaron también por la presencia de autoridades y representantes de la institución en sus torneos y entrenamientos. Dicha presencia fomentaría el deporte y potenciaría la llegada de patrocinadores, muy necesarios si se tienen en cuenta que los premios de los torneos son de 3000 o 4000 pesos. 

En este sentido, la AAT presentó el Programa Integral de Desarrollo de Tenis Femenino, un proyecto que tendrá una duración de seis años y abarca el desarrollo de todas las etapas de las deportistas. La propuesta comienza con el Programa GEN10S para el fortalecimiento de las etapas iniciales y continúa con un plan de alto rendimiento para las siguientes etapas hasta llegar al Programa «Equipo Fed Cup»

La gran paridad del tenis femenino con respecto al masculino debería ser una inspiración para el resto de los deportes. El impulso de las asociaciones referentes ha logrado captar las dos mayores herramientas para el crecimiento de una disciplina deportiva: cobertura mediática y sponsors. Si bien las grandes estrellas de este deporte han denunciado diferencias en cuanto a las comodidades en los campeonatos mixtos y a nivel local aún falta mucho impulso, es digno de celebrar que cada uno de los reclamos ahora tiene una sociedad que lo recepciona y acompaña. 


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s