Hasta siempre, César

El 31 de agosto falleció César Cigliutti, presidente de la CHA (Comunidad Homosexual Argentina). Tenía 63 años y había dedicado gran parte de su vida a la militancia por los derechos de las personas LGBTTI+. 

«César supo entregar su vida a la defensa y reconocimiento de los derechos de las personas LGBTTI en Argentina, su incansable lucha lo llevó a convertirse en un referente del movimiento LGBTTI de nuestro país, la región y el mundo».

Comunidad Homosexual Argentina, vía Twitter.

Con una mirada nítida y la voz cálida pero firme que lo caracterizaba, César fue precursor de muchas medidas que hoy son derechos, de las campañas y el orgullo. La presencia de Carlos Jáuregui en su vida fue determinante. Se conocieron cuando César se acercó a la CHA al poco tiempo de su fundación. 

Quizás te interese leer: «El legado de Carlos Jáuregui», por Micaela Oliva

En ese momento, Jáuregui acababa de fundar la CHA luego de su estadía en Francia, donde las libertades no eran restringidas como en Argentina, para implementar el mismo modelo. Su espíritu acompañó el trabajo de César y aún más después de su muerte porque se había propuesto continuar con ese legado. 

Juntos impulsaron la Campaña STOP-SIDA que se basó, desde sus inicios y durante los años siguientes, en la prevención, el asesoramiento psicológico y legal y el trabajo en conjunto con otros organismos. En la década del 80, cuando cobró notoriedad el SIDA, poco se sabía sobre esta enfermedad pero ya cargaba con una etiqueta: era «la enfermedad de los homosexuales». Decidieron entonces que debían hacer algo desde la organización para esclarecer la situación y ayudarse. 

En 1992 consiguieron dos hitos: por un lado, la CHA obtuvo la personería jurídica, lo cual les permitió avanzar con la organización y el acompañamiento de los integrantes y quienes acudían a ella. Por otro lado, se realizó la primera marcha del orgullo gay en Argentina. A la primera convocatoria, que consideraron muy exitosa, fueron alrededor de 300 personas, la mayoría con máscaras. Hoy es un evento anual convocado por muchas más organizaciones y en su última edición asistieron alrededor de 500 mil personas

 

Imagen: Télam.

César fue un gran impulsor del matrimonio igualitario. En 2003, junto a su entonces pareja Marcelo, obtuvieron la Unión Civil en la Ciudad de Buenos Aires. Lo que importaba no era la cantidad de derechos que te daba la Unión Civil sino que el Estado te reconociera como pareja. 

En 2009, a través de la CHA, César acompañó el proyecto de la ley de matrimonio igualitario que ya había comenzado a tener tratamiento en dos comisiones de la Cámara de Diputados. Participó en el debate, sobre todo, desde un enfoque académico. César recordaba este debate por la violencia de los argumentos que estaban en contra de su aprobación, ya que todavía se hablaba de la homosexualidad como una enfermedad.  

En sus más de 30 años de militancia con la CHA, César consideraba que «lo mejor fue instaurar el orgullo como parte de la identidad. Sentirse orgulloso de que te asumas como travesti o como gay. Haber conseguido que tu propia comunidad tenga este sentimiento».  

César sabía que la lucha no solo era legal sino también cultural y desde esas raíces militaba. Por eso siempre iba por más. El día anterior a su fallecimiento había estado trabajando con el abogado de la CHA en una ley de cupo trans. Casualidad o causalidad, hace pocos días se firmó el decreto 721/2020 que establece un mínimo del 1% del cupo laboral trans-travesti para el sector público nacional. 

Quizás te interese leer: «Derecho al trabajo estable y formal», por Ale Funes

«Desde la CHA renovamos nuestro compromiso para dar continuidad al invaluable legado que representa para nuestro movimiento, nuestra comunidad LGBTTI y la democracia en Argentina. Te fuiste en paz y con todo nuestro amor. Hasta siempre, amigo y compañero».

Comunidad Homosexual Argentina, vía Twitter.

Este es el legado de César: la militancia por los derechos por la comunidad LGBTTI+ pero principalmente por los derechos humanos. Sin dudas, dejó un camino marcado, próximos itinerarios y una forma de recorrerlos. Hasta siempre. 


Imagen de portada: Ismael Olivier


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s