Húmeda (una voz extraña)

No hay comentarios

Mi amor

tiene una voz extraña

color de la arena, la tierra,

la playa.

Mi amor

tiene una voz extraña

que hace juego con sus ojos

sus cejas y sus pestañas.

Arma con ellos la danza

que yo

no sé.

La danza que alguna vez

supe bien y olvidé.

Y arma también

la danza

de aquello que es frontera,

aquello que

quizás regresa.

Y también

puede ser

apenas un espejismo

una expresión de deseo en sí mismo

y escaparse una vez más

esfumarse, retirarse

como el mar,

como las olas, en realidad,

dejando al pasar

la arena

húmeda

marcada por la otredad

por su existencia imparable

inabarcable,

voraz.

Mi amor

sabe cómo bailar

la danza de esta poesía

y otras de

tonalidad similar.

Sabe actuar

la tragedia, el rechazo,

incluso, la soledad.

Y sabe también encontrar

las palabras precisas para un final,

la cadencia perfecta

para contar la guerra, la paz.

Y también todas las cosas

que entre estas líneas

aún no encuentran lugar.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s