Toda educación es política

No hay comentarios

Existe, por lo menos en Argentina, un discurso sobre el rol de le docente y la elección de esta carrera, en el que les docentes son subestimades e infravalorades. Frases como «Terminaste siendo profesore» o «Tal carrera no tiene salida laboral, vas a terminar siendo profesore» esconden un menosprecio peligrosísimo hacia la docencia. Los sueldos de estes reflejan la poca importancia que se les da a actores tan esenciales de la sociedad. 

Las polémicas dan que hablar porque generan un momento de debate -en este caso social- en el que se revelan disputas de opinión que, a veces, dejan ver hilachas muy podridas. Como si todo esto no fuera poco, la ministra de educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Soledad Acuña, consideró que les docentes son «…fracasados de otras carreras que eligen la docencia como última opción, cada vez más mayores y de sectores más carenciados».

LOS DICHOS de la ministra de educación de caba

El día 16 de noviembre se difundió por redes sociales un extracto de unos pocos minutos en que se escucha en una entrevista a la ministra Soledad Acuña. Minutos anteriores a los que todes vimos en el video, a la ministra le preguntan su opinión acerca de cuál cree ella que es el mayor problema que enfrenta la Nación en cuanto a materia educativa y que no logra resolver. Acuña formula dos respuestas, en la primera se refiere a la «pobreza estructural» que genera que muches estudiantes tengan un trayecto educativo «pobre», en sentido de que muches no terminan la secundaria y que luego no acceden a la Universidad.

La segunda respuesta es que ella considera que a la hora de analizar la educación siempre se señala el aprendizaje de les estudiantes y no la enseñanza de les docentes. Entonces dice: «El problema es que enseñamos mal y enseñamos a enseñar mal y que tengamos institutos de enseñanza docente que dependan de las intendencias que depende del poder político de turno y que no exista una política centralizada, coherente y exigente de formación docente no va a hacer que este círculo se corte nunca. (…) En vez de ver a los chicos por qué no aprenden, insisto, tenemos que empezar a ver a quiénes enseñan y cómo enseñan».

En tanto, comenta que en los institutos de enseñanza docente comenzaron con su ministerio un proceso evaluación institucional y expresa:

«El perfil de los estudiantes va teniendo un sesgo cada vez más claro: empiezan la carrera docente personas cada vez más grande de edad, que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción después de haber fracasado en otras carreras y si uno mira por nivel socioeconómico, que no debería ser un determinante, pero si uno mira en términos de capital cultural y experiencias enriquecedoras en momento de aportar para el aula, la verdad que son de los sectores más bajos socioeconómicos los que eligen estudiar la carrera docente».

Soledad Acuña, ministra de educación de CABA.

Entonces, si no debería ser un determinante, ¿por qué lo menciona cómo tal? ¿acaso una persona de un sector socioeconómico más alto enseñaría mejor? ¿cuál es el perfil que para la ministra sería ideal?

Más tarde, una médica le hace una nueva pregunta: «Tengo un hijo que en su cuarto grado de la primaria volvía llorando porque le decían que Macri les iba a cerrar la escuela, ¿cómo se hace con todo este adoctrinamiento desde las escuelas? ¿cómo se controla este adoctrinamiento?», a lo que ella responde: «La raíz de lo sobreideologizado y la militancia en las escuelas está en la formación docente. La raíz está en cómo enseñamos qué es un docente, en cómo definimos qué es un perfil de docente. (…) Un docente que aprende bien sabe que debe enseñar a pensar no decirle a los chicos qué pensar».

También comenta cómo la virtualidad ayudó a mantener un control sobre lo que pasaba en clases, ya que ella considera que es difícil mantener el control en el aula cuando «el docente cierra la puerta y lo que pasa en el aula queda entre los estudiantes y el docente». ¿Qué tipo de control quiere ejercer la ministra? ¿Hablar sobre política es adoctrinar? 

LAS POLÉMICAS

En pocas palabras, la ministra Acuña sostiene un discurso de control sobre la docencia: clasista y poco ético. La responsabilidad política que tiene parece no ser reconocida por ella misma. Hacer docencia es hacer política. Enseñar es hacer política. Ignorar esto o neutralizar el rol político de le docente convertiría a la educación en una actividad robotizada. 

Les docentes que se paran frente a un grupo de estudiantes, si deberían estar educades en sobre cómo se enseña en materia pedagógica y no política, ¿no sería más adoctrinante que a une docente no se le deje hablar sobre política a que estes hablen sobre política?

Por otro lado, reivindicar el nombre de les educadores en la Argentina es materia pendiente. Desde lo cultural hasta lo económico. Las dobles jornadas, todos los trabajos de corrección fuera de las horas cátedras, el trabajo no reconocido que han hecho en la virtualidad y muchas cosas más que no se le reconoce a les docentes y les hace trabajadores esenciales que terminan siendo subestimades y precarizades.

Empecemos a reconocer la carrera docente como esencial. Une no termina siendo docente porque fracasó en otras carreras y la docencia es la «salida fácil». Estudiar para ser docente es tan importante como para un profesional no-docente y también se elige. 

Finalmente, Soledad Acuña fue denunciada en el INADI por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y repudiada por numerosos medios, organizaciones y gran parte de la sociedad en redes.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s