Hablemos de higiene menstrual

No hay comentarios

Eufemismos que ocultan el proceso natural de úteros, leyendas, mitos, tabúes y cuántas cosas más que aportan a una invisibilización sistemática sobre la menstruación. ¿Cuál es la importancia de hablar sobre higiene menstrual? ¿Por qué debería ser considerado un derecho y una temática a tratar desde el ámbito estatal?

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO DECIMOS HIGIENE MENSTRUAL

En los últimos años se volvió imprescindible comenzar a hablar de la menstruación como una ocupación y preocupación pública. 

Desde siempre, el menstruar ha estado vinculado con la privacidad y lo íntimo: algo que deberíamos esconder y disimular. Así es como nos lo han enseñado, desde el miedo y la vergüenza, cuando, muy por el contrario, es un proceso físico y natural que interpela a todas las personas que portan útero.

Quizás te interese leer: «Menstruar no es TABÚ», por Florencia Bareiro Gardenal

Cuando hablamos de higiene menstrual, hablamos de algo que debería ser un derecho. Poder tener el control sobre la higiene de nuestros cuerpos cuando atravesamos los días de sangrado es algo elemental tanto para nuestra salud mental como corporal.

La venta de nuevas tecnologías para la higiene menstrual, tales como toallas femeninas —convencionales y de tela—, tampones, protectores diarios y copas menstruales, dio lugar a la posibilidad de mantener una higiene adecuada durante los días de sangrado y así permitir a todas las personas menstruantes seguir con su vida normal. 

Sin embargo, actualmente acceder a estos productos es un privilegio por sus elevados precios y las desventajas económicas que las brechas salariales producen. Según Economía Femini(s)ta, el promedio del costo por persona y por año de toallitas femeninas es de $1924,41 y el de tampones es de $2.136,84 (datos que fueron recolectados en marzo de 2019).

A su vez, según un informe del Ministerio de Economía nacional: «Las mujeres son las que sufren los mayores niveles de desempleo y precarización laboral. Ganan, en promedio, un 29% menos que sus pares varones, brecha que se amplía para las asalariadas informales, alcanzando un 35,6%» (Las brechas de género en la Argentina, 2020). Por otro lado, las condiciones económicas de las personas trans, travestis y no binaries son completamente desconocidas ya que el Estado todavía no ha realizado ningún abordaje de este tipo.

Por ende, tenemos una doble problemática económica. ¿Cómo hace el grupo etario más desaventajado para cubrir los elevados costos de estos productos esenciales? 

MENSTRUAR COMO POLÍTICA PÚBLICA

En el pasado mes de noviembre, Escocia se convirtió en el primer país del mundo en votar una ley que obliga a que todos los espacios públicos, tales como escuelas, universidades, cárceles y hogares de día, provean gratuitamente productos de higiene menstrual a todas las personas que los soliciten. 

El proyecto de ley intenta solucionar la problemática económica estructural que afecta directamente a las personas menstruantes. 

Para esto, se realizó una encuesta a la sociedad en la que distintas perspectivas sobre esta problemática fueron reflejadas. Un concepto muy usado fue el de Period Poverty (pobreza menstrual) que una oradora bien describe:

«Cuando une tiene la preocupación sobre cómo va a pagar los impuestos para así mantener el gas, la electricidad y para comprar comida, la última cosa que necesita es la preocupación de no poder comprar productos sanitarios. Usar simplemente papel higiénico no es suficiente. […] Yo conozco lo vergonzoso de que el sangrado te atraviese la ropa, así que la preocupación constante durante todos los días del periodo debe causar mucho estrés extra. La provisión de productos de higiene menstrual aliviaría lo que debería ser un estrés innecesario».

Claire Shepherd (pág. 8. Consultation Summary). 

Por otro lado, algunas respuestas a la encuesta apelaron a que la menstruación forma parte de una biología que no es opción, que es importante para una persona menstruante poder tener al menos el control de la higiene de esta naturaleza. 

La importancia de que la higiene durante la menstruación sea una política pública radica en que muchas personas la atravesamos y que no todas tenemos el privilegio de tener bajo control esta higiene. Esto trae como consecuencias, por ejemplo, que niñes y adolescentes falten a la escuela durante los días de sangrado porque no pueden administrar su higiene. 

¿QUÉ PASA EN ARGENTINA?

En nuestro país, hay proyectos de ley a nivel nacional y provincial que buscan la conquista de este derecho. 

Un ejemplo es el de Norma Durango que fue realizado este año. Este no solo busca la provisión gratuita de productos de higiene menstrual en todos los recintos públicos tales como escuelas, universidades, cárceles, instituciones de salud mental y hogares de día/noche, sino también la eliminación del impuesto IVA a este tipo de productos, la investigación sobre el impacto en el ambiente y en le usuarie de los productos descartables (toallitas, protectores, tampones, entre otros) y el fomento del uso de productos reutilizables (copa menstrual, toallitas de tela, entre otros).

Además, solicita la articulación del proyecto con la ESI (Educación Sexual Integral), para así ampliar el conocimiento de les niñes y adolescentes sobre el periodo menstrual.

En tanto, en el Municipio de Morón (Buenos Aires), en Santa Fe y en la Municipalidad de San Rafael (Mendoza) la provisión de productos de higiene menstrual es gratuita a través de una ordenanza local. Esta es una problemática necesaria a solucionar, es la conquista de un derecho básico de salud, es visibilizar realidades y naturalezas. Es indispensable.


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s