(De)construcción drag

No hay comentarios

La primera Drag Race producida en La Pampa se emitió durante el mes del orgullo 2020 y se puede ver en el canal de YouTube de la productora que la realizó, Megafón Audiovisual. «Disputa Santa» se presenta como un reality, formato tradicional de los concursos drag, pero también invita a talleristas que acompañarán a les participantes en la creación de su performance.

El ciclo, compuesto por 12 episodios, registra el aprendizaje de les concursantes en interacción con el canto, el teatro, la danza, el maquillaje, el diseño, la producción textil, de joyería y la cultura atravesada por las nociones de género. Con la particularidad de una convocatoria en la que no fue excluyente tener experiencia previa en el montaje drag, cada une de les ocho seleccionades crea su presentación, pensada desde el nombre que les identifica hasta la puesta en escena.

«Capaz, ustedes terminan este certamen y piensan que queda ahí. El tema es que se preocupen por seguir, si en realidad es lo que les gusta», anima La Bardot como conductora.

Disputa Santa.

La propuesta destacó el hecho de que se trate de una producción pampeana. Desde esta provincia del centro del país se reflejan aquellos lugares donde recién comienzan a hacerse visibles las identidades de género y orientaciones sexuales que se salen de la cisheteronorma. Una visibilidad que implica salir a lo público, mostrarse y pronunciarse fuera de los círculos íntimos, de confianza o de los espacios que contienen y respetan.

«Está tan tabú la cosa todavía acá, que por ahí se olvidan lo esencial. Desde mi punto de vista, quiero tratar de ayudar y de darle la posibilidad a todo el mundo de que muestre su arte tal cual lo haya soñado».

La Bardot (@labardotok)
Disputa Santa

En cada capítulo también se conoce la historia de cada participante, su motivación para formar parte de la Drag Race y sus vivencias respecto de la cultura, el arte y las diversidades sexogenéricas. En las entrevistas más de una vez se menciona la idea de transfeminismo, movimiento que promueve la participación de no solo la identidad de mujer cis dentro del feminismo sino también aquellas que se reconocen como trans o lesbianas, que defienden la deconstrucción de roles de género binarios y se manifiestan contra el determinismo biológico.

Quizás te interese leer: «Qué es el transfeminismo», por Noelia Mendilarzu

Miss Sudaca (@marica.sudaca) comparte que después de anotarse en Disputa Santa «lo que cambió en mi vida tiene que ver con la manera en que me veo, cómo performateo mi cotidianeidad, cómo me trato a mí misma, dejé de boicotearme. Dejé de castigarme por cosas que el sistema me dijo y que nunca fueron verdad». Y trae a Lohana Berkins al afirmar a través de su experiencia personal que las identidades trans «no solo somos el relato lacrimógeno de las cosas malas que nos pasaron».

Aprender a draguearse, entonces, es una experiencia en la que, por un lado, se trabaja para crear la producción artística que da identidad al montaje sin obviar que en la performance lograda se ponen en debate las estructuras sociales y culturales que promueven la opresión de lo diverso.

Quizás te interese leer: «Historia de los Derechos Humanos en Argentina», por Juana Lo Duca

Aquario (@0livia0livia) parte de su experiencia como artista y exclama la importancia de la cultura para dar voz a las disidencias: «No necesito pedirle permiso a nadie para ser drag, para subirme a un escenario. Si alguien se siente ofendide o no comparte los mensajes que quiero dar a través del arte lo podremos debatir. Como artistas y como disidencias necesitamos espacios seguros para tener libertad y saber que no vamos a ser violentades ni acosades. Entender que querer crear una cuestión colectiva tiene mucho que ver con pisar la calle y pisar los espacios que en algún momento se nos prohibieron».

Sobre la cultura pampeana, Horacio Obialero (@horacioobialero) —tallerista— contextualiza el colectivo de la diversidad en la generación actual, la de les participantes y la de su propia generación: «Yo salí a la luz en los ochenta. Era muy duro, veníamos de la dictadura, todo cerrado y nosotros veníamos a la explosión. La Pampa no era ajena, obviamente. Siempre hay alguien que tiene que ser el primero y ustedes van a ser los primeros en La Pampa. Está bien que lo tomen como un juego, pero también tómenlo como una responsabilidad».


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s