Caso Vannesa Rosales: entre injusticias y derechos recortados

No hay comentarios

Los debates por los derechos de las mujeres siempre serán largos y tendidos. En el medio, tragedias pasan y quienes las atienden son privadas de la libertad por la (in)justicia: este es el caso de Vannesa Rosales, una mujer venezolana, feminista y militante que ayudó a una joven de 13 años embarazada, fruto de una violación, a abortar. Vannesa actualmente está presa y el violador no. 

¿Quién es Vannesa?

Vannesa Rosales es una militante feminista, docente y trabajadora social de Mérida, Venezuela. Específicamente, milita por los derechos sexuales y reproductivos desde hace ocho años en Pueblo Nuevo, una comunidad humilde y con pocos recursos. Su aporte asistencial es inmenso y muy importante para este barrio. 

Desde hace 3 meses, Vannesa está privada de su libertad —entre muchas irregularidades— por acompañar junto con la madre y asistir con medicamentos para abortar a una joven de 13 años que había quedado embarazada tras un abuso sexual. Ambas adultas fueron encarceladas. 

Por su lado, el violador, aunque está identificado y tiene pedido de captura, sigue gozando de su libertad. ¿Por qué la detención de Vannesa y la madre fue mucho más eficaz y rápida que la del hombre abusador? 

El aborto en Venezuela

En Venezuela, la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo es un acto completamente penalizado. 

Según el Código Penal en su capítulo IV, art. 432: «La mujer que intencionalmente abortare, valiéndose para ello de medios empleados por ella misma, o por un tercero, con su consentimiento, será castigada con prisión de seis meses a dos años». Asimismo, en el siguiente artículo determina que: «El que hubiere provocado el aborto de una mujer, con el consentimiento de esta, será castigado con prisión de doce a treinta meses».  

Mientras que en algunos países el aborto se contempla cuando la mujer está en riesgo de muerte o es un embarazo fruto de abuso sexual, en Venezuela ni siquiera eso. 

A su vez, el abuso sexual también está penalizado, según el Código Penal, en su art. 415: «El que sin intención de matar, pero sí de causarle daño, haya ocasionado a alguna persona un sufrimiento físico, un perjuicio a la salud o una perturbación en las facultades intelectuales será castigado con prisión de tres a doce meses». 

Entonces, ¿por qué el violador goza de impunidad?

Justicia para Vannesa

El aborto sí esta penalizado en Venezuela. Sin embargo, las irregularidades en el procesamiento de Vannesa demuestran una enorme injusticia. Según la organización local 100% Estrógeno, Vannesa fue acusada por agavillamiento (conspiración), asociación para delinquir y aborto inducido por tercero. Estos tres cargos fueron impuestos por el fiscal y aumentan la pena de Vannesa a cuatro años, cuando, según el Código Penal ya citado, solo debería ser de doce a treinta meses.

A su vez, la legislación venezolana establece que una audiencia de flagrancia —momento en la causa en que se presenta al imputado, se le informa de qué se lo acusa y se muestran pruebas del delito— debe hacerse dentro de las 48 horas después de que el imputado fuera detenido. La audiencia de Vannesa fue realizada con 4 días de demora, junto con sus abogados, quienes la vieron por primera vez en esta instancia. 

Sus abogados no han podido acceder al expediente de la causa ni a la denuncia formal que realizó el Ministerio Público y tampoco tuvieron una reunión privada con la imputada.

Y, como si todas estas irregularidades fueran pocas, los tribunales comenzaron su receso decembrino por lo que Vannesa no podrá ser juzgada en una audiencia preliminar que, por ley, debe realizarse 15 días después de la audiencia de flagrancia. Cabe destacar que esta audiencia tampoco fue reprogramada. ¿Cuánto deberá esperar Vannesa para ser juzgada ante la justicia de una manera justa? ¿Quién cuidará de las niñas que no desean estar embarazadas? ¿Quién las amparará cuando no existen medios legales? 

Decidir es un derecho

Entre las razones que dan importancia a que la interrupción voluntaria del embarazo sea un derecho, residen casos como este: una mujer que arriesga su libertad para que una niña pueda tener la posibilidad de decidir, hombres a quienes su impunidad da la libertad para abusar de otra y una justicia patriarcal que juzga con el dedo y no atiende un problema real. 

Que el aborto sea ley en Argentina es un derecho ganado que nos permite seguir apoyando y colaborando en la lucha de nuestras compañeras regionales. 


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s