#Reseña ¡Contrahegemonía ya! de Nancy Fraser

No hay comentarios

¿Cuál es el lugar de los movimientos antirraciales, LGBT+ y ambientalistas en la crisis actual? Resulta cuanto menos atrapante leer que el progresismo actual le habría dado al neoliberalismo «la pátina de aceptación necesaria para una revitalizada hegemonía». Nancy Fraser polemiza en sus exposiciones una respuesta clara y lo suficientemente convincente.

¿Por qué leer ¡Contrahegemonía ya!?

Corto y llevadero, el libro de Nancy Fraser reúne un artículo y una entrevista de la profesora de filosofía y política de la New School For Social Research neoyorquina donde comparte su hipótesis sobre la crisis global actual. Sus lecturas no solo resultan reveladoras sobre el lugar que ocupan los movimientos sociales en la política, sino también brindan pistas para comprender el contexto global y local desde una perspectiva feminista y marxista.

Hipótesis y principales conceptos

Fraser retoma la hegemonía gramsciana y se pregunta por la posibilidad de la consolidación de una izquierda que incluya las promesas con las que nos encandilan los movimientos feministas, LGBTIQ+ y ambientalistas. Ella lee la crisis política estadounidense actual como una faceta de algo más amplio y mucho más profundo: una crisis de hegemonía.  

Siguiendo sus lineamientos, la hegemonía para Gramsci es definida como un proceso mediante el cual las clases dominantes hacen que su dominación tenga apariencia de natural. La contracara y aparente resistencia de las clases dominadas puede estar basada en un nuevo sentido común, persuasivo y, básicamente, contrahegemónico

Dos de los conceptos principales de las teorías de Fraser son los aspectos a través de los cuales se impuso la hegemonía capitalista según ella: la distribución y el reconocimiento. Mientras que el primero se refiere a la repartición de la riqueza y división de los ingresos en determinada estructura económica, el reconocimiento expresa cómo la sociedad debería atribuir moralmente el respeto y la estima. Desde allí propone analizar no solo la llegada al poder de Trump sino también las perspectivas de un bloque contrahegemónico capaz de resolver la crisis.

Contexto estadounidense y neoliberalización

El mapa político de Estados Unidos es esquematizado por Fraser en tres grandes bloques: el neoliberalismo «progresista» de Barack Obama y Hilary Clinton, el neoliberalismo hiperreaccionario de Donald Trump y el populismo progresista de Bernie Sanders

En la época pretrumpista, el bloque hegemónico del neoliberalismo progresista de Obama se impuso combinando un tipo de distribución que beneficiaba a los sectores financieros más simbólicos y un reconocimiento que incluía alianzas con las corrientes liberales dominantes de diferentes movimientos sociales. En palabras de Fraser: «Un programa económico expropiador y plutocrático con una política meritocrática liberal del reconocimiento»

En el ethos de los nuevos demócratas entonces podemos incluir la política del reconocimiento con apariencia de igualdad y emancipación, donde convivían ideales de diversidad, empoderamiento, posracialismo, multiculturalismo y ambientalismo. Sin embargo, nunca se intentó abolir la desigualdad, en su lugar se la «diversificaba». Este elemento tan superficial le aportó carisma al nuevo espíritu del capitalismo.

«Gracias a este ethos, las políticas que propiciaban la redistribución hacia arriba de la riqueza y el ingreso adquirieron una pátina de legitimidad».

Nancy Fraser en «¡Contrahegemonía ya!».

Uno de los antagonistas de este bloque fue el neoliberalismo reaccionario, que si bien compartía la misma idea de distribución, presentaba un reconocimiento diferente. Las elecciones de 2016 en Estados Unidos enfrentaron al supuesto multiculturalismo demócrata con el nacionalismo étnico republicano. 

Para conquistar los votos de esos sectores, en sus discursos Trump invocó una base obrera blanca, heterosexual, masculina y cristiana. En su campaña esbozó un nuevo sentido común, tan populista como reaccionario. Bien sabemos hoy en día que esas políticas distributivas jamás fueron implementadas en su paso por el poder ejecutivo. 

Cuando el gato populista saltó de la caja…

Volver a apostar por un neoliberalismo populista (aún teniendo en cuenta el carácter oximorónico de esa combinación) resulta, para Fraser, seguir alimentando el nacimiento de futuros Trump. En la actual crisis de hegemonía donde «lo viejo está muriendo y lo nuevo no puede nacer», considera que el populismo progresista se convierte en el candidato más probable de crear un bloque contrahegemónico

¿Qué propone Fraser entonces? Incitar a las disidencias a apartarse del «feminismo adaptado al mercado» y a los sectores ambientalistas del «capitalismo verde». Reemplazar un feminismo de elite por un feminismo para el 99%. Sin silenciar a los movimientos pero evitando el abordaje desde la condescendencia moralizante. Para esto es fundamental volver a poner en agenda las raíces compartidas del racismo y el capitalismo financiarizado. 

La autora y la editorial

Nancy Fraser: “El feminismo que ha devenido hegemónico ha sido para el uno  por ciento de las mujeres” – Kaos en la red

La doctora argentina en Ciencias Sociales, Laura Fernández Cordero resalta en el prólogo del libro dos aspectos de la perspectiva de Nancy Fraser: ambición teórica y voluntad política. Reconocida por otros libros como Feminismo para el 99%, hoy en día la autora se dedica al análisis del Grundrisse marxista en sus cursos, analizando la relación entre capitalismo, naturaleza y crítica. 

Las críticas que se le hacen apuntan principalmente a que sus argumentos soslayan sistemáticamente la pluralidad de voces que se ven representadas en los movimientos, así como las diferentes transformaciones subjetivas logradas por esos grupos.

Por su parte, Siglo XXI es un proyecto editorial que busca difundir el pensamiento crítico y la circulación de ideas del campo de las Ciencias Sociales, Humanidades y la divulgación científica. Sus obras abordan autores clásiques, como Foucault, Barthes, Luxemburgo y Marx, autoras y autores con trayectorias consolidadas y también «a quienes están dando forma a su primer libro y expresan tonos, estilos y temas de una nueva generación».


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s