El Bolsón en emergencia por incendios forestales

No hay comentarios

Desde El Bolsón, Río Negro

Hace 18 días que el fuego no cesa en las cercanías de La Comarca y ya alcanzó zonas pobladas. Hasta el momento, se quemaron casi 8 mil hectáreas de las cuales gran parte corresponde a bosque nativo. Cerca de 200 brigadistas trabajan para apagar los incendios desde tierra mientras helicópteros y aviones hidrantes sobrevuelan la ciudad durante todo el día y descargan agua en los focos de incendio.

Algunos sectores fueron controlados pero ante incendios forestales de estas magnitudes los recursos disponibles no alcanzan y tampoco hay lluvias pronosticadas en las próximas semanas. El municipio, la provincia y Nación juegan al ping-pong de responsabilidades en un año electoral y la única certeza es que cada verano peligran los bosques ante la combinación de altas temperaturas, sequías y negligencia humana.

El 24 de enero comenzó un foco de incendio en la Cuesta del Ternero a raíz de un fogón mal apagado, por el cual hay seis personas imputadas. Las altas temperaturas, la falta de humedad y los vientos propagaron el fuego que hasta el jueves 11 de febrero ya consumió 7.800 hectáreas de acuerdo al parte diario del SPLIF (Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales) Río Negro.

Además, el fuego afectó viviendas y, según el director del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), Alberto Seufferheld, se trata de un incendio de interfase ya que las viviendas están muy cerca de la vegetación. El fuego comenzó en una vivienda que se prendió y eso rápidamente se propagó a la vegetación y afectó a otras casas.

Por su parte, el jefe del SPLIF de Bariloche lamentó que el incendio «se desató por un descuido, por una negligencia. No apagaron el fuego con agua y dejaron las brasas prendidas y con el viento comenzó un incendio forestal. Las consecuencias son trágicas cuando suceden este tipo de descuidos».

Fuente: SPLIF

«No apagaron el fuego con agua, dejaron las brasas prendidas y con el viento comenzó un incendio forestal».

El avance del fuego y la estrategia para combatirlo

Las zonas afectadas se dividieron en 6 sectores como estrategia para combatir los focos ígneos que avanzan hacía zonas pobladas. La mayor parte de los esfuerzos se concentraron en la zona de la Rinconada de Nahuelpán, donde se vieron amenazades les pobladores y sus viviendas por el foco que se expandió por la ladera oeste del cerro Piltriquitrón.

Hasta el momento, gracias al trabajo de los Brigadistas, del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, de los Bomberos Voluntarios y del SPLIF, los sectores del incendio 1, 2 y 3 están controlados, mientras el sector 2 está contenido. Los cuatro sectores están en guardia de cenizas -se vigilan las zonas quemadas para detectar rebrotes-, mientras que los sectores 4 y 6 aún presentan puntos activos y los brigadistas trabajan para controlarlos.

Para la extinción total del fuego en los incendios forestales son fundamentales las lluvias y la posibilidad de controlar los incendios se dio gracias al cese de los vientos en la región. Pero si los vientos vuelven, las posibilidades de que los focos se activen y esparzan crecen.

La organización vecinal

La angustia ante el fuego que parece ser irrefrenable y la solidaridad de les vecines de La Comarca llevó a que se organizaran distintas colectas para aportar donaciones a les brigadistas y se conformó una Asamblea Autoconvocada por el Bosque que junta materiales, agua y viandas para quienes colaboran en la zonas afectadas cerca de pobladores. Además, se reciben donaciones de alimentos no perecederos en la Escuela Hogar donde se preparan las comidas de les combatientes.

En la jornada del lunes 8 de febrero, cerca de 80 voluntaries -que se organizan a diario- trabajaron en el sector de la Rinconada de Nahuelpán junto a les pobladores de la zona, donde limpiaron y formaron cortafuegos. Si bien desde las autoridades locales solicitaron a les vecines no asistir a la zona de incendios a colaborar en el combate contra el fuego, personal del SPLIF que trabajaba en el sector se mostró sorprendido por la efectividad de la organización autoconvocada.

Entre quienes combaten el incendio trabajan brigadistas y agentes del SPLIF de El Bolsón, del ICE (Incendios, Comunicaciones y Emergencias) Nahuel Huapi, Lago Puelo, Lanín-Zapala y Glaciares, una cuadrilla de Ñorquinco y combatientes del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) Nacional, del SNMF Chubut, del SNMF Córdoba, del SNMF Neuquén, del puesto médico del SIARME, de Bomberos Voluntarios y del Departamento Provincial de Agua. La logística está a cargo de personal del Ministerio de Educación Río Negro, de la Escuela de Montaña de Bariloche del Ejército Argentino, de la SENAF, de Bomberos Voluntarios, del SPLIF El Bolsón y Bariloche y de voluntaries de la localidad de El Bolsón.

¿Responsabilidad política u oportunismo electoral?

El intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, y el senador Alberto Weretilneck, ambos miembros de Juntos Somos Río Negro, reprocharon al Ministro de Ambiente Juan Cabandié la falta de recursos nacionales destinados a combatir el incendio y se mostraron indignados debido a que el viceministro de la cartera, Sergio Federovisky, calificara de «injusto e inoportuno» el reclamo. Medios locales retomaron esta noticia y la indignación se propagó, en medio de la desesperación por los incendios, entre les ciudadanes de la localidad.

La respuesta del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible fue un informe que detalla la asistencia que se está destinando a la zona afectada. Además pidió no hacer un uso político de la situación de emergencia.

Por un lado, le corresponde al intendente gestionar los recursos que sean necesarios para combatir el fuego que, con mucho trabajo de les brigadistas, hasta el momento pudo contenerse pero no detenerse. Por otro lado, con este ping-pong de responsabilidades, el nombre del jefe comunal comienza a resonar y se perfila en oposición al Frente de Todes de cara a las elecciones legislativas de este año.

Otro verano más en llamas

Las marcas de los incendios que sufrió la Comarca Andina están a simple vista: cada montaña cubierta por un manto gris representa el fuego de un verano seco y de altas temperaturas en el que la lluvia tardó en llegar y los recursos para combatirlo no fueron suficientes. El factor común de todos esos incendios es que son provocados por el ser humano. Peleas por tierras, especulaciones inmobiliarias y negligencia a la hora de hacer fuego y apagarlo.

El último y más impactante incendio forestal en la zona fue en 2015, cuando se quemaron 41 mil hectáreas entre Cholila y Lago Puelo por un foco ígneo que comenzó el 15 de febrero y duró hasta la llegada de las lluvias a inicios del mes de abril que ayudaron a su extinción. La superficie afectada corresponde a dos veces la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en gran parte la perdida fue de bosque nativo.

Incendio en El Bolsón en tiempo real: Mapa de la NASA


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s