¿Qué es la mutilación genital femenina?

No hay comentarios

La mutilación o ablación genital femenina (MGF) es un procedimiento que se realiza con el objeto de alterar o lesionar sus órganos genitales sin que existan razones médicas que lo justifiquen. Casi siempre implica la extirpación parcial o total de los genitales externos.

Este procedimiento no ofrece ningún tipo de beneficio para la salud y al menos 200 millones de personas han sido sometidas a la práctica y han sufrido las consecuencias tanto físicas como psicológicas a largo plazo.

La MGF es casi siempre practicada en menores de edad por distintos motivos: algunos lo asocian con creencias religiosas pese a que no existen textos religiosos que obliguen a practicarla. En general, los motivos son más bien culturales y se relacionan con ritos de «transición a la madurez».

Esta violación de los derechos humanos se da más frecuentemente en las regiones occidental, oriental y nororiental de África, en algunos países de Oriente Medio y Asia y entre migrantes de esas áreas. Por lo tanto, la mutilación genital femenina es un problema mundial.

Quizás te interese leer: «Mutilación y ablación genital femenina: tolerancia cero», por Eugenia Jambruia

«La mutilación genital femenina es como un iceberg: únicamente se ve o sale a la luz la práctica, pero debajo hay toda una estructura que considera a las mujeres como un ciudadano de segunda. Muchas veces existe presión social dentro y fuera de la familia por no estar mutilada, vas a estar señalizada y tampoco se hace con el seguimiento adecuado».

Hayat Traspas – cofundadora de Save a Girl, Save a Generation

África, el continente más afectado

La MGF forma parte de la cultura de numerosas comunidades y la práctica data de hace cientos de años. En el continente africano es en donde más se lleva a cabo y la edad en la que se realiza puede variar según los distintos países.

Les activistas que luchan en contra de este proceso entienden que no basta con que esto sea ilegal porque, pese al estado de ilegalidad, se sigue realizando en la mayoría de los países. Sudán es un buen ejemplo que ilustra esta situación a la perfección: las leyes de penalización existen pero igualmente el 86,6% de mujeres entre los 15 y 49 años de edad han sido sometidas a ella.

Sierra Leona es otro de los países que tiene las tasas más altas en África. Pese a los años de campaña, los números apenas se redujeron. Según datos de UNICEF de 2017, más del 85% de las mujeres fueron sometidas a la MGF. Por su parte, Kenia esta compuesta por 47 pueblos distintos, con distintas lenguas, culturas y religiones. De esos 47, hay 21 pueblos que practican la mutilación genital femenina.

Les activistas entienden la importancia de no eliminar los rituales y proteger la cultura de los distintos pueblos; por eso, buscan remplazar este ritual tradicional por otro que también festeje la femineidad pero sin poner en riesgo las vidas de las afectadas.

Quizás te interese leer: «El derecho a la infancia y adolescencia libres de violencia», por Camila Díaz

Migración y MGF: Europa y Asia

A través de los años, Europa ha debido lidiar con este conflicto: muchos países implementaron leyes de criminalización con el objetivo de erradicar la MFG. Algunos de los más afectados han sido Gran Bretaña y España.

La Delegación del Gobierno Contra la Violencia de Género presentó a fines de 2020 un estudio sobre la situación de la mutilación genital femenina en España. Un dato alarmante se vio reflejado en los resultados: un total de 15.562 de niñas de entre 0 y 14 años se encuentran en riesgo de ser víctimas. Barcelona, Girona y Madrid son las provincias con el número estimado de niñas en riesgo más elevado.

En Asia occidental, la MGF ha aumentado los últimos años: pasó de un 1% en 1997 a poco menos del 16% en 2013. La mutilación genital en Asia se da principalmente en comunidades musulmanas: se calcula que más del 90% de la población musulmana de Indonesia y Malasia lleva a cabo la práctica.

En países como Tailandia, Singapur, Brunei, Sri Lanka, Pakistán y Maldivas también es tradicional que se lleve a cabo, lo cual hace que la problemática se exporte a través de procesos migratorios al continente oceánico también.

En verde se marcan los países que poseen leyes que prohíben la práctica; en amarillo, los países que tienen una penalización parcial o estatus legal poco claro; en rojo, los que que no lo criminalizan; y en gris, los países de los que no hay información.

Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s