Etiqueta: cuento corto

Las dos jaulas

Ficción colaboración escrita por Micaela Abdala El Sr. y la Sra. Picklets habían estado casados por casi veintisiete años. Él era corredor de bolsa y ella una simple ama de casa. Henry Picklets consideraba a los de su especie jefes de familia, los únicos capaces de traer dinero a la casa, dinero bien ganado con

Seguir leyendo

Llorar por cosas buenas

Colaboración escrita por Micaela Abdala Llevate los autitos, me dice mamá. Según ella, el tiempo pasa más rápido si tengo algo para jugar, pero para mí es lo mismo, porque no me gusta estar encerrado en el quincho. Entra mucho sol por las ventanas y si cierran las puertas me muero de calor. Más ahora

Seguir leyendo

Belleza por catálogo

Apenas entró en el probador, una sensación incómoda le recorrió el cuerpo. La lamparita sobre el largo espejo titilaba de manera intermitente. Comenzó a desvestirse lentamente, con cuidado de colocar la ropa sobre el pequeño gancho que estaba dispuesto a su derecha.  —¡Probala arriba de la ropa interior, bella! —escuchó a la vendedora gritarle desde

Seguir leyendo

Mapa de grafitis

Ficción colaboración por Candela Fumale Todos los días vuelvo en colectivo desde la facultad hasta mi casa. A veces, cuando me olvido el libro, me recuesto hacia atrás y cuento las cuadras mientras van pasando. Sesenta cuadras. Cuarenta y cinco minutos. Quizás hoy estoy demasiado melancólica para jugar así. Mis amores están todos repartidos por

Seguir leyendo

Lo incorrecto de los halagos

Ficción por Candela Fumale Cuando miro hacia abajo, sin adelantar mucho la cabeza, veo dos tetas y la punta de mis zapatillas. No voy a hablar de las tetas en sí, esta vez, sino de todo lo que ellas ocultan. Literalmente. Muchas veces me ha pasado escuchar comentarios graciosos, provocadores, desubicados, sobre el tamaño de

Seguir leyendo

#Ficciones En un tango por dos años

Cuento colaboración de Magalí Robles Achával estaba soñando en blanco y negro cuando apareció el enfermero y le dijo que se fuera. Y eso que del Borda no se sale fácil, menos después de estar veinte años internado. Ni qué decir si estuvo ahí por una hebefrenia de no se acuerda qué calibre. ¿Seguiría soñando,

Seguir leyendo