Proceso

En el diario las letras negras todavía con olor a tinta fresca cuentan que mataron a otra mujer. Con cuidado lees la bajada “que porquería” pensás “pobrecita” y pasas la página. Esa mañana estás apurada, tenes que llegar al trabajo, tu jefe estuvo toda la semana pidiendo que revisaras sus papeles y no pudiste desarrollar tus casos. El estudio jurídico funciona así que se le va a hacer, cuando recién entras por más abogada que seas terminas como secretaria. Estabas pensando que tal vez ese día podrías adelantar algo del caso Roca, así llegas a horario al cumpleaños de Lu, tu hermana. Por eso saliste antes para tomarte el colectivo con tiempo y entrar al estudio temprano. Continúa leyendo Proceso